Levante la mano el que conozca un patrón bueno...

Por: José de Molina

Comentarios