Joven memoria que no puede perderse: Abril de 2002, cuando el fascismo mostró su rostro a pleno

Comentarios