III Entrompe y Quiebre Comunicacional de Los Pueblos en Lucha

ACTIVOS DE NUEVO...

¡Hacia el Encuentro por la Organización Necesaria y Posible! ---- COMUNIDADES AL MANDO - PROYECTO NUESTRA AMÉRICA ----

viernes, julio 31, 2009

Palestina: La esperanza en el futuro revienta cualquier récord: Miles de niños y niñas de Gaza volaron papagayos en la playa de Beit Lahiya




ANMCLA - Palestina
Fuentes: Maan News / NowPublic.com / EFE

El jueves 30 de julio 6,000 niños y niñas de Gaza de 119 escuelas trajeron a la playa de Beit Lahiya sus papagayos, y los dejaron volar libres bajo el viento. Las cometas, de todos los colores posibles, llevaban impresos lemas exigiendo a Israel que ponga fin al sitio de Gaza.

Miles de cometas, volando hacia el cielo, bajo la mirada atenta y la determinación y esperanza de miles de niños y niñas prisioneros de la ocupación reventaron el récord mundial de papagayos - una hazaña que no contó con la presencia de la agencia Guiness, que se plegó a la complicidad británica con la ocupación.

Desde la prisión más grande del mundo
Los niños y niñas de Gaza han sufrido y sido testigos de los peores crímenes contra la humanidad de tiempos recientes. Bajo el sitio impuesto por Israel, reforzado hace tres años, ellos y sus familias viven bajo condiciones extremas de pobreza, alienación y falta de alimentos, agua potable y medicamentos.

Hace apenas siete meses, fueron testigos de la muerte de alrededor de 400 niños y niñas, cuando sin advertencia, el 27 de diciembre del año pasado las fuerzas israelíes de destrucción atacaron la Franja de Gaza de manera indiscriminada, bajo la operación "Plomo fundido" - la última de la larga estela de crímenes de guerra acumuladas por las fuerzas sionistas de ocupación.
Pero para desespero inagotable de los agresores, la resistencia de un pueblo en lucha tiene un bastión inconmovible en la esperanza y el espíritu de su niñez. A pesar de la huella indeleble que la ocupación y la guerra dejan en sus miradas, siempre queda la chispa de la confianza. En esta ocasión, como en tantas otras aún bajo las bombas, disfrutaron de la sonrisa y alegría compartidas, y más allá de batir un récord mundial, de la esperanza en la justicia de una causa justa.

Una iniciativa de la agencia humanitaria
La prueba fue patrocinada por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (UNRWA). Los observadores contaron al menos 3,000 papagayos volando en el cielo, lo que revienta el récord previo alcanzado, cuando 710 papagayos se alzaron sobre los cielos de Alemania.
La jornada fue organizada en el marco de los campamentos de verano de UNRWA, que se llevan a cabo todos los veranos en la Franja de Gaza y en los que participan 240,000 niños y niñas. A cada campamento le correspondía un espacio a lo largo de la playa, y los voluntarios de la Cruz Roja Internacional supervisaban cada área, registrando el nombre de cada uno de los participantes en la hazaña.

La ridícula complicidad de Guiness con la ocupación sionista
El personal de la academia Guinness de los Récords fue invitada para verificar el ensayo exitoso de romper el récord previo, pero la organización aseguró que el gobierno de Gran Bretaña les advirtió de riesgos para viajar a la Franja y decidieron declinar la invitación, enviando en su lugar una guía detallada a los organizadores.
La guía establecía que cada uno de los papagayos debía mantenerse simultáneamente en el aire por al menos 30 segundos, para poder ser contabilizado en el récord.

Karolina Thelin, vocera de la organización, aseguró que a pesar de no haber mandado a nadie para verificar el récord, había otras maneras de comprobarlo. No obstante, en el día en que el espectacular evento es noticia, la palabra Palestina / Palestine arroja el resultado de "0" entradas en el buscador de la web de la organización.
Esto evidencia que la organización tomó decisiones más allá del "envío de guías": invisibilizar la ilusión de 6000 niños y niñas, que a pesar del asedio bajo el que viven, reventaron con su esperanza y sonrisas la siniestra componenda que se cierne sobre el pueblo palestino. Una ocupación que cuenta con la participación encubierta y abierta de la inmensa mayoría de poderes coloniales de la dominación occidental - y sus ridículas expresiones como la tal Guiness, que hoy ofrece en su portal "proezas" como la mayor acumulación de personas comiendo papas fritas, o el preparado de caracoles más grande de la historia.

La esperanza que alimenta las luchas
De acuerdo a Chris Gunness, vocero de UNRWA: "Hay un simbolismo glorioso acerca de esta reunión de miles de niños y niñas, prisioneros en la comunidad más encerrada del mundo, yendo a la playa con hermosos papagayos que han creado ellos mismos, y echándolos a volar para mostrar al mundo que se divierten y gozan de la vida como cualesquiera otros niños y niñas del mundo".
Así que no importa si la ridícula organización Guiness se pliega a los deseos de dominación sionistas, personificados en el consejo del gobierno cómplice de Gran Bretaña. Tampoco es relevante si UNRWA organizó la actividad - un brazo humanitario del mismo organismo que al día de hoy convalida el bloqueo de Gaza como parte del siniestro "Cuarteto de Oriente Medio". Ni por hoy, les importa mucho el hambre que la ocupación les hace pasar.
Las pupilas dilatadas de miles de niños y niñas, oteando el cielo por donde las máquinas de destrucción israelí detonaron sus bombas de fósforo, desafían los siniestros designios de las criminales mentes que hoy mantienen sometido al pueblo palestino - y que mañana, cuando llegue la hora, responderan ante la justicia de los pueblos por sus crímenes.

No hay comentarios.: