III Entrompe y Quiebre Comunicacional de Los Pueblos en Lucha

ACTIVOS DE NUEVO...

¡Hacia el Encuentro por la Organización Necesaria y Posible! ---- COMUNIDADES AL MANDO - PROYECTO NUESTRA AMÉRICA ----

viernes, enero 30, 2009

A la comunidad Universitaria y al país


Por: Ana La Vocera de Sarria (Radio Negro Primero - ANMCLA Caracas)

Porque nos asumimos como Comunidad Universitaria, vemos con asombro cómo los medios de comunicación reseñan a los grupos de estudiantes de universidades y colegios privados, principalmente, como héroes de la lucha por la libertad. También vemos con indignación cómo, detrás de estos grupos de estudiantes y al lado de los medios de comunicación, los intereses económicos criollamente articulados a los partidos conservadores y de derecha son los verdaderos líderes de un plan diseñado más allá de nuestras fronteras. 

Sentimos indignación en nombre de los centenares de jóvenes que dieron su vida un 12 de febrero de 1814 en La Victoria en la lucha contra el colonialismo español y su barbarie representada por Boves. La indignación la expresamos también en nombre de la generación de 1928 que, con una fuerza fundamentada en la lucha de ideas e inspirada en la lucha de clases, puso en jaque a una dictadura que fortaleció a los intereses extranjeros, con la entrega incondicional de nuestras tierras y nuestras riquezas. 

No podemos aceptar tan perversa relación: la de jóvenes estudiantes y los intereses empresariales, en nombre de los/las jóvenes luchadores/ras que el 21 de noviembre de 1957 iniciaron una huelga de hambre contra la dictadura de Pérez Jiménez.  

El rol que históricamente han desempeñado los movimientos estudiantiles y juveniles en nuestro país y en el mundo, ha sido comprobado por su enfrentamiento contra fuerzas colonizadoras e imperialistas y contra la explotación de la mano de obra juvenil. Los explotadores son los que hoy defienden “los Manos Blancas”. Culminando el año 2008, fuimos testigos de la revuelta que en Atenas protagonizaron los/las jóvenes en contra del neoliberalismo que explota y asesina. También vemos –lamentablemente desde hace varias décadas- cómo el Estado genocida de Israel dispara a mansalva contra jóvenes. Uds. se han preguntado: ¿por qué estos muchachos y muchachas callan ante esta vergüenza mundial? 

Hoy estamos aquí, en nuestra Universidad y como parte de la Comunidad Universitaria, reivindicando nuestras luchas. Todas ellas contra un mismo enemigo: el que impidió y sigue intentando impedir la emancipación definitiva de nuestro pueblo. Durante el período de la Democracia Representativa se fueron allanando y cercenando todos los derechos del pueblo. La represión más cruenta fue conocida durante ese período, cuando no sólo el Estado gendarme asesinaba, también desaparecía. 

Atrás tenemos una larga lista de casi mil nombres de hombres y mujeres –en su mayoría jóvenes estudiantes-, asesinados/as por la democracia adeco-copeyana. Durante los años 60, 70, 80 y 90 el neoliberalismo se encargó de minimizar hasta exterminar los derechos y reivindicaciones estudiantiles más básicas: comedores, dotación de bibliotecas y laboratorios, transporte, residencias, diseños curriculares de calidad, programas de estudios y de investigación para evitar la piratería profesoral, etc. También luchábamos por un modelo verdaderamente democrático de toma de decisiones. Es inaceptable que el voto de un/a estudiante siga valiendo 40 veces menos que la de un profesor/a. Vemos con extrema vergüenza donde hubo avances en ese sentido, hoy se retroceda. Es contrario a los principios más básicos de democracia que los/las obreros/as y empleados/as no participen en elecciones de autoridades. También hemos visto cómo sostenidamente los espacios culturales y deportivos han sido privatizados, beneficiando no se sabe a quiénes ni con qué objetivo. 
Cuando éramos estudiantes, menos del 2% del PIB se invertía en educación y el 80 % de esta se la tragaba la impune burocracia universitaria. El costo fue cargado a la cuenta de los/las obrero/as, campesinos/nas, trabajadores/as de los sectores medios. El costo no solo fue el cierre de las aulas de las Universidades públicas para nuestro pueblo, también fue la vida de miles que en el Caracazo insurgieron contra los mismos intereses que hoy defienden los “manos blancas”. 

Hoy, cuando los pobres y los sectores medios recuperan sus derechos, mediante una inversión del gobierno en educación de casi el 7% del PIB, los intereses asesinos de febrero del 89 secuestran a jóvenes que, con una falsa frescura, violentan las calles. NO LO VAMOS A PERMITIR.  

Este es el momento de debatir sin miedos el modelo de autonomía que defienden esas élites. Ya es el momento de la rendición abierta y transparente de las cuentas. Cuando por fin se alcanza niveles mundialmente reconocidos en la inversión pública en educación, observamos los más bajos niveles de calidad en los servicios y garantías de derechos estudiantiles. Las autoridades, el autoritarismo y sus jóvenes cómplices son clara expresión de una nueva forma de violencia, al impedir el debate escamoteando intereses perversos y oscuros. 

El pueblo repudia la violencia de las élites. Mientras pretenden incendiar ciudades, nosotros/as tomaremos cada resquicio para debatir ideas, para defender avances, para rectificar los errores y seguir avanzando hacia adelante.  

¡¡¡ SI, nuestro objetivo es la construcción de un mundo de iguales !!!

No hay comentarios.: