III Entrompe y Quiebre Comunicacional de Los Pueblos en Lucha

ACTIVOS DE NUEVO...

¡Hacia el Encuentro por la Organización Necesaria y Posible! ---- COMUNIDADES AL MANDO - PROYECTO NUESTRA AMÉRICA ----

martes, enero 20, 2009

Carta de los niños a los señores gobernantes




Por: Victor Valera Mora

Ha llegado el reemplazo,
por un instante dejo 
la trinchera que me tocaba defender.
Humeante aún sobre la mesa
pongo mi pistola 45, 
suavemente como una buena amistad.
El aire de la Ciudad Universitaria 
duro y sonoro se desborda en la tarde, 
comienzo a escribir el orden del día,
a mi lado ella brilla desesperadamente 
pero su acerado corazón
no asoma rencores hacia mí,
porque las armas justas
jamás renegaron del oficio del poeta.

En medio de la batalla 
junto a los ladridos de la fusilería,
se discute algo más 
que la posibilidad de morir,
la noticia que nos traen 
los periódicos clandestinos:

COMO EN AÑOS ANTERIORES 
LAS MANOS DE LOS NIÑOS 
SÓLO TENDRÁN AUSENCIAS.

Pues bien, señores, 
ya el pueblo enterró a sus muertos,
cura los heridos
y prepara sus fuerzas 
para el asalto y juicio final.

Yo escribo esta carta 
porque los niños pobres
reunidos en Asamblea General 
y en forma unánime 
me nombraron para ello.

No voy a pediros 
¡CAMBIAD DE POLÍTICA!
No estoy para hacer bromas, 
porque en este país 
los niños son muy hombrecitos 
y el mes de la masacre, Octubre, 
lo llevo atravesado en la frente 
de sien a sien
como un clavo al rojo vivo.

Continuemos, entonces, 
con lo nuestro: 
señores, magistrados elegidos, 
hagamos un poco de memoria:
el Zar de todas las Rusias
no amaba a los niños.
Chang el mercenario 
sonreía asesinando hijos de obreros.

En Hiroshima y Nagasaki 
Mr. Truman en 1945 
les dio una ración 
de democracia occidental
y cultura cristiana.
El generalísimo Francisco Franco 
cuando oye cantar un niño,
acostumbra 
echar mano a su pistola.
Antes de enero 
las mujeres de los patriotas cubanos,
durante dos años consecutivos
vistieron 20 mil veces de luto.
En Argel los ultracolonialistas 
masacran aldeas
y crucifican cuadernos escolares.

Pero la historia es inexorable 
y cuando el hombre camina con dos piernas
encuentra el mañana.

Y digo estas cosas, recordando, 
la noticia más pura que llegó a mi pecho.
En Moscú, sobre el monte Lenin, 
construyen un parque 
en desagravio a los pequeñitos del mundo
que no tienen alegrías:
allí se pueden cortar flores,
gritar a todo pulmón,
trepar árboles,
tenderse sobre la hierba hasta crecer.
Lo terminantemente prohibido:
                                      ponerse triste
(cosas del socialismo).

Pues bien, en la URSS, 
En las Democracias Populares, 
la economía se planifica
en base al estado de ánimo de los pioneros.
Hoy día en Cuba 
los niños van a la escuela,
juegan béisbol,
suben cantando las colinas
y dirigen sus ojos fieros 
hacia el corazón del imperialismo. 

Señores, libérrimos “puntofijistas”,
no seáis cabeza dura,
aprended de la historia:
¡Un niño sin juguetes 
es más peligroso que un océano de furias 
decidido a conquistar por asalto 
la más lejana estrella...!

Hasta aquí, esta carta.

Me voy, regreso a mis combates, 
porque es vieja costumbre en mí
escribir el último verso del poema 
en las barricadas heroicas del pueblo.

                          Víctor Valera Mora
                          Residencia Estudiantil nº 1
                                   Noviembre, 1960 


(Fotos: Concentración popular en Solidaridad con Palestina. Mérida 15 de Enero de 2009)