III Entrompe y Quiebre Comunicacional de Los Pueblos en Lucha

ACTIVOS DE NUEVO...

¡Hacia el Encuentro por la Organización Necesaria y Posible! ---- COMUNIDADES AL MANDO - PROYECTO NUESTRA AMÉRICA ----

martes, diciembre 13, 2016

¿Cómo opera el ataque al Bolívar desde Colombia?

Agencia Venezolana de Noticias (AVN)



Venezuela enfrenta desde 2013 una embestida de la derecha nacional e internacional desde todos los ámbitos. Una feroz guerra económica es parte de las estrategias utilizadas para golpear a la patria bolivariana, que entre sus tácticas incluye el ataque al papel moneda.

Este delito—sancionado por Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo— fue denunciado por el presidente de la República, Nicolás Maduro, quien ha señalado que la operación es dirigida por mafias desde Colombia.

El Mandatario venezolano indicó este domingo que en ciudades colombianas, como Cúcuta, Maicao, Cartagena y Bucaramanga, se almacenan billetes venezolanos, especialmente de la denominación de Bs. 100, que saldrán de circulación esta misma semana como medida dirigida contra esas mafias.

¿Cómo opera?

Una vez extraído el papel moneda de Venezuela, las mafias disponen de varias opciones para cambiar los bolívares según sus propósitos. La convertibilidad del bolívar en Colombia es legal desde el año 2.000 cuando el Banco de la República de Colombia, que cumple funciones de Banco Central, emitió la resolución Nº 8, que autoriza el intercambio directo de monedas con los países vecinos, sin pasar por el dólar.

Esta figura establece una doble tasa sobre el intercambio de monedas en Colombia: una oficial, establecida por el Banco de la República, y otra especial que se aplica sólo para las fronteras.
Esa dualidad-amparadas en la resolución Nº8- propicia el uso irregular de los bolívares. Por ejemplo este domingo el Banco de la República de Colombia, ubicado en Bogotá, fijó que el valor de cada bolívar es de 300,58 pesos; mientras que las casas de cambio en Cúcuta (en la frontera colombo-venezolana) empobrecen el bolívar con un precio de 2,45 pesos.

Es decir, que mientras un billete de 100 bolívares tiene un valor oficial en el Banco de la República de Colombia de 30.058 pesos, en la frontera una casa de cambio pagaría por el mismo billete 245 pesos.
Bajo ese esecenario la práctica es la siguiente, de acuerdo a lo explicado en septiembre pasado por Juan Carlos Tanus, vocero de la organización Colombianos y colombianas en Venezuela: esos mismos 100 bolívares son cambiados en el Banco de la República en Bogotá, la ganancia es de 30.058 pesos.
Luego esa cantidad es cambiada en Colombia por moneda norteamericana—a la tasa de hoy domingo se cotiza en 3.002,80 peso cada dólar—con lo cual se obtiene 10 dólares.

Después esos 10 dólares son canjeados a bolívares en territorio venezolano, utilizando el dólar paralelo, con lo cual obtendrían hoy una ganancia de más de 42.540 bolívares, usados posteriormente para comprar productos subsidiados en Venezuela y revenderlos en suelo colombiano.

“Se calcula que más de 300.000 millones de bolívares están en poder de las mafias internacionales dirigidas desde Colombia, parte del golpe económico”, señaló el Jefe de Estado venezolano.

Tres usos

También en el 2015 el dirigente socialista, Diosdado Cabello, denunció los tres usos que las mafias colombianas dan a los billetes del bolívar. En esa oportunidad alertó sobre la “operación a tres patas”, que consiste en la compra de tres billetes de 100 bolívares a un monto de Bs. 250 cada uno para un total de Bs. 750 en total.

El primer billete es acaparado por grupos norteamericanos y colombianos, que lo guardan durante cuatro o cinco meses, con la finalidad de forzar al Gobierno venezolano a incrementar la impresión de bolívares para hacer frente a la escasez de la moneda.

El segundo billete se transa en las casas de cambio de Bogotá, donde su valor es 50 veces más alto que en Cúcuta, para posteriormente ser llevados a esta zona fronteriza para adquirir los productos venezolanos que se comercializan como parte de contrabando.

Y el tercer billete se devuelve a territorio venezolano para comprar gasolina, alimentos y productos subsidiados y contrabandearlos hasta Colombia.

viernes, diciembre 09, 2016

Rechazo el regalo navideño que este año me están ofreciendo

Por: Juan Veroes



Si la PAZ que nos están promocionando, tanto el gobierno como la MUD, es la que actualmente estamos sufriendo, prefiero vivir en guerra declarada para saber a qué atenerme y estar preparado para ello. Lo que nos están haciendo los comerciantes, banqueros, bachaqueros y transportistas no tiene más nombre que GUERRA DE EXTERMINIO POR HAMBRE, o sea la que mata sin fusiles. Esta guerra no se gana con ejércitos armados.

En la IV República y sin que nadie digiera o declarara una guerra económica contra el país, el gobierno de Rómulo Betancourt lo primero que hizo fue suspender las garantías constitucionales y entre ellas las económicas. Durante 40 años el país vivió con las garantías suspendidas y Fedecamaras apoyó durante todo ese tiempo esas medidas que atentaban contra la libertad de comercio, de empresa, de inversión, etc. Etc.

Cuando en una situación de conflicto, una de las partes le declara la guerra a otra, entonces pasan de ser adversarios a enemigos y las reglas del juego cambian. En el caso venezolano las dos partes en conflicto se han declarado la guerra, la cual la sufre el pueblo, y ninguno de los dos se atreve a reconocer que el otro es su enemigo al cual hay que destruir. Es una guerra muy atípica, pues los enemigos (gobierno y oposición) no sufren bajas y son los pobres los que ponen los muertos.
Ya pienso que llegó la hora de poner las cosas en blanco y negro y asumir que estamos verdaderamente en una guerra donde hay víctimas producto de las batallas que están librando dos enemigos antagónicos que sólo cederán cuando uno venza al otro. No se le puede dar más vuelta a lo que históricamente es una ley universal producto del desarrollo de la humanidad que se expresa a través de la lucha de clases sociales. No es posible la convivencia del lucro personal y la felicidad social. De la competencia y la cooperación. Del odio y el amor.

Al Estado venezolano, con todas sus expresiones e instituciones, le corresponde la tarea de hacerle frente a la guerra económica que está haciendo la derecha oligárquica venezolana e internacional, contra el pueblo venezolano que ha apostado a una revolución socialista para construir otro modelo distinto de sociedad. Debe hacerlo utilizando los instrumentos jurídicos que les da la Constitucion Nacional, so pena de perecer como esperanza de este irredento pueblo rescatado por el comandante Chávez.

Si El Estado no direcciona su poder para favorecer al pueblo y dejar de apoyar a las clases dominantes que manejan la economía, entonces debe apartarse para que el Pueblo decida su destino por los medios que él escoja.

Es muy duro tener que reconocer la situación de "Estado Fallido", pero si esto continua en las condiciones actuales y que sufrimos los que solamente vivimos del salario mínimo sin cesta tickes, entonces tendremos que reconocer y darles la razón a los que dicen que el actual Estado Venezolano es inviable. Si en verdad estamos en una guerra económica, ¿que impide sean suspendidas las garantías económicas constitucionales?.

Prefiero pasar una Navidad como la que vivirá el pueblo sirio y no en las condiciones de los pueblos pobres de Namibia y Etiopia en el continente africano. No merecemos ni aceptaremos "La Paz de los Sepulcros", que nos están ofreciendo como regalo navideño.


jueves, diciembre 08, 2016

Nicaragua: Ganar elecciones traicionando a la montaña

Por: Andrés Emiliano Sierra Martínez / Rebelión.org



Hace aproximadamente cuarenta años, cuando se hablaba de sandinismo en Nicaragua, de inmediato se pensaba en un movimiento social amplio, lleno de jóvenes que se rebelaban contra el imperialismo y su representación en la dictadura de Somoza. El comandante Daniel Ortega fue también uno de esos jóvenes que estuvieron dispuestos incluso a morir en los momentos revolucionarios. Formó parte de la dirigencia sandinista que condujo al movimiento revolucionario a la victoria frente a la dictadura de Somoza. Encabezó, junto con los demás comandantes del FSLN, la toma de decisiones para formar un gobierno revolucionario que impulsara fuertes transformaciones sociales e hiciera frente al imperialismo. Sin embargo, lo que hoy existe como FSLN, convertido en partido político, no tiene en común con el movimiento revolucionario más que su nombre y algunas caras de dirigentes corruptos i.

Ortega mismo no tiene ya nada que lo pueda catalogar como un dirigente revolucionario. No está interesado en lograr con su mandato ningún tipo de transformación profunda en Nicaragua, sino mantener el estado de cosas que favorece a los líderes corruptos del FSLN, y a los empresarios aliados a su grupo de poder. Las masas de trabajadores y campesinos se convierten, para el FSLN ahora en el gobierno, en un factor de poder que puede ser movilizado desde arriba para legitimar el modo de dominación y no cambiar nada ii. Las bases populares de las que depende el presidente se vuelven agentes prácticamente conservadores, y lo son realmente en asuntos como derechos civiles para las minorías, defensa del medio ambiente, o derechos sociales para los excluidos de la fiesta del nuevo sandinismo que podríamos llamar orteguista.

Los viejos enemigos del sandinismo y aliados de la dictadura somocista hoy mantienen sanas relaciones con el presidente. Tal es el caso de algunos prominentes representantes del capital privado y el alto clero católico, nuevos factores de estabilidad para el régimen que se identifica y gobierna cada vez más para las élites iii iv. Para comprender la situación actual de un movimiento de liberación nacional como lo fue el sandinismo, se esbozan dos explicaciones: la trampa de la oligarquía electoral y el abandono de la montaña como espacio del poder revolucionario.

Política de izquierda para las elecciones

Como partido político, sus únicos objetivos parecen ser los de ganar elecciones cada cierto tiempo. Para lograr este objetivo se vuelve necesario garantizar por un lado la movilización o acarreo de votantes hacia las urnas y la supresión de los derechos políticos de la oposición por otro v. Más que competir en el ámbito electoral, generar cuadros activos de agitación política revolucionaria, o combatir la ideología del imperialismo, al FSLN le interesa gobernar. Y gobernar para los orteguistas significa apoderarse de recursos para mantener un estilo de vida cómodo tanto tiempo como sea posible.

Una vez más Ortega gana la presidencia en Nicaragua, pero el abstencionismo en las elecciones alcanzó niveles jamás antes vistos. Se llega a plantear que superó el 70% de los votantes se ha abstenido en protesta por unas elecciones en las que, por un lado, no existe una alternativa radical en otros partidos, a la vez que se presenta una competencia desigual y desleal vi. Todo esto además sin la presencia de observadores internacionales, y con la escandalosa candidatura a la vicepresidencia de Rosario Murillo, esposa de Daniel Ortega, Presidente y vicepresidente de Nicaragua son marido y mujer, consumando el dominio de una familia con sus aliados sobre absolutamente toda la dirección política del país vii.

El sandinismo se convirtió en el movimiento que agrupó a las fuerzas de izquierda tras el triunfo de la revolución, representando una alianza de diferentes sectores y el desafío a los grupos dominantes. Durante y después de su experiencia de gobierno, muchos de los intelectuales, así como militantes radicales, abandonaron las filas del partido, especialmente tras la comprobación de la corrupción descarada de los políticos del sandinismo. Hoy buscan aglutinar, pero por la vía de la cooptación, la movilización de izquierda en el país. La retórica anti-imperialista se mantiene en el discurso exterior perteneciendo al ALBA, pero el papel de Nicaragua en América Latina no es el de movilización revolucionaria de los pueblos, ni representa ya ningún peligro el FSLN en la presidencia para los Estados Unidos. Al mismo tiempo se planea la construcción de un Canal para el paso interoceánico, destruyendo la naturaleza y otorgando enormes contratos de negocio a los aliados de Ortega viii.

Sin embargo, los orteguistas intentan ahora expropiar a los movimientos sociales el derecho de lucha política. Se produce una sistemática represión y censura a los que se oponen a los excesos del FSLN en el gobierno ix, acompañada de la autoproclamación de Ortega como dirigente ideológico del pueblo. Se utiliza la policía y brigadas motorizadas en las ciudades para intimidar a los manifestantes, o a la policía nacional para arrestar a los campesinos que se oponen a la construcción del Canal x xi.

No se trata aquí de afirmar que un movimiento social de izquierda necesite quedarse al margen de la lucha electoral, pero la tragedia de corrupción del FSLN es una clara imagen de lo que le ocurre a los movimientos sociales cuando se casan con el poder político como un fin en si mismo, utilizado para buscar y mantener privilegios. Esa es la trampa de la oligarquía en la que ha caído el orteguismo, misma trampa contra la que lucharon tantos jóvenes hace cuarenta años. En el fondo, la izquierda electoral dominante en Nicaragua se ha olvidado de lo que la hizo ser revolucionaria: la montaña como trinchera.

El sandinismo después de la montaña

La lucha en la clandestinidad urbana y la guerrilla en la montaña fueron fundamentales para el triunfo del sandinismo ante la dictadura. Y no solamente desde el punto de vista estratégico o militar, sino también de movilización política de un amplio movimiento. Participar de la lucha desde la clandestinidad o la montaña era abandonar las clásicas trincheras de la política oligárquica para construir, en contacto directo con los campesinos, el poder revolucionario. El FSLN tuvo como espacio de formación política fundamental la montaña, de aprendizaje para la lucha y compromiso para la liberación nacional cueste lo que cueste xii. Este espacio es el que ahora ha sido olvidado y traicionado por la presidencia.

Fue en la montaña donde Sandino inició su resistencia frente a la intervención norteamericana, donde el FSLN encontró impulso para construir una fuerza moral revolucionaria donde la solidaridad, más allá de cualquier pragmatismo, se descubrió como modo de lucha frente a las fuerzas militares de la dictadura. Ahora este espacio ha sido completamente olvidado para dar paso a la formación de una estructura política oligárquica de partido político tradicional. Daniel Ortega traicionó a la montaña por la comodidad del mandar desde arriba. Ortega presidente no está interesado en morir por la patria libre, sino en seguir viviendo a expensas de su pueblo, al que puede reprimir cuando es critico.

Pero Sandino regresó y sigue en la montaña. El sandinismo de hace cuarenta años sigue vivo mientras la montaña exista. Sigue vivo mientras existan jóvenes que critican el orteguismo que se ha apoderado del FSLN actualmente y busquen una transformación verdaderamente radical para la liberación de toda la nación Nicaragüense. Seguirá vivo el sandinismo mientras haya nicaragüenses que critican despiadadamente todo lo que existe, se organizan desde las bases, y se movilizan hacia la liberación nacional para generar espacios nuevos de lucha, más allá del mismo y vigente sistema de partidos contra el que se rebeló Augusto C. Sandino luchando hasta ser asesinado por la dictadura.

Notas:
i Le Lous, Fabrice. “El origen del poder de Daniel Ortega” [en línea]. En La Prensa (17 de julio, 2016). http://www.laprensa.com.ni/2016/07/17/suplemento/la-prensa-domingo/2068840-el-origen-del-poder-de-ortega
ii Clajadep. “Hoy el FSLN es una masa danielista. Entrevista al escritor Henry Petrie” [en línea]. En LaHaine.org http://clajadep.lahaine.org/?p=8219
iii ACAN-EFE. “Ortega propone a cardenal Obando como ‘Prócer Nacional’” [en línea]. En La Prensa (2 de febrero, 2016). http://www.laprensa.com.ni/2016/02/02/nacionales/1979883-gobierno-de-nicaragua-propone-a-cardenal-obando-como-procer
iv Núñez, Rogelio. “Daniel Ortega y sus sólidas alianzas político-empresariales” [en línea]. En I nfolatam (20 de junio, 2016). http://www.infolatam.com/2016/06/21/daniel-ortega-y-sus-solidas-alianzas-politico-empresariales/
v Olivares, Iván. “Poca afluencia y ‘acarreo’ de votantes” [en línea]. En Confidencial (6 de noviembre, 2016). http://confidencial.com.ni/poca-afluencia-acarreo-votantes/
vi Cerda, Arlen. “El mazazo de la abstención” [en línea]. En Confidencial (12 de noviembre, 2016). http://confidencial.com.ni/mazazo-la-abstencion/
vii Martínez Ahrens, Jan. “La corte de los Ortega” [en línea]. En El País (6 de noviembre, 2016). http://elpaissemanal.elpais.com/documentos/daniel-ortega-rosario-murillo/
viii Miranda Aburto, Wilfredo. “FIDH: ‘grave impacto de concesión canalera’” [en línea]. En Confidencial (15 de octubre, 2016). http://confidencial.com.ni/fidh-grave-impacto-concesion-canalera/
ix EFE. “Nos quieren intimidar para que no protestemos” [en línea]. En Confidencial (19 de noviembre, 2016). http://confidencial.com.ni/nos-quieren-intimidar-para-que-no-protestemos/
x Vílchez, Dánae. “Balas, bombas y represión policial contra campesinos” [en línea]. En Confidencial (1 de diciembre, 2016). http://confidencial.com.ni/balas-bombas-represion-policial-campesinos/
xi Buitrago, Ilich, et al. “Piden cambios en el CSE” [en línea]. En La Prensa (29 de julio, 2015). http://www.laprensa.com.ni/2015/07/29/nacionales/1874458-bloquean-vias-por-miercoles-de-protesta-en-managua
xii Cabezas, Omar. La montaña es algo más que una inmensa estepa verde. México: Siglo XXI, 1982


Frei Betto: Los errores de la izquierda son no organizar ni politizar al pueblo

Por: Nestor Martinez / Resumen Latinoamericano/ 6 de Dic. 2016.-



Carlos Alberto Libânio Christo, más conocido como Frei Betto, teólogo, filósofo y antropólogo, es uno de las grandes y escasas personalidades con mucha influencia en Latinoamérica. Sus más de cincuenta libros, el compromiso con los movimientos libertarios de Latinoamérica, su amistad con el líder de Cuba Fidel Castro y otras grandes personalidades como el recién canonizado Monseñor Óscar Arnulfo Romero de El Salvador, le convierten en un referente de la historia contemporánea latinoamericana.
En esta oportunidad, tras ser galardonado por la Universidad Nacional de Costa Rica, en el marco del VII Encuentro de la Red Internacional de Escritores por la Tierra, por su trayectoria intelectual y humanística, Frei Betto, nos ofrece sus puntos de vista sobre la reciente actividad política de Latinoamérica que está estremeciendo a gobiernos democrático-populares de izquierda.

– ¿Qué te parece cómo se está configurando Latinoamérica? Sube la izquierda y ahora parece que va para abajo.

Bueno, en los últimos cincuenta años tuvimos tres grandes ciclos en Latinoamérica: primero el ciclo de las dictaduras militares, allí fracasaron; después vinieron los gobiernos neoliberales, mesiánicos neoliberales, Collor en Brasil, Fujimori en Perú, Menem en Argentina, García Meza en Bolivia, Caldera en Venezuela [1], y por ahí va. También fracasaron y fueron rechazados por el pueblo en elecciones. Entonces llegaron los gobiernos democráticos-populares, y ahora hay una amenaza: que esos gobiernos van a ser rechazados por, de nuevo, gobiernos neoliberales como Macri en Argentina [2], entonces tenemos que analizar por qué pasa eso.

Desde mi punto de vista, todos esos gobiernos han representado grandes avances sociales, también en la política exterior, soberanía, independencia antiimperialista, pero han cometido dos grandes errores: no han tratado de organizar y politizar al pueblo, un gobierno progresista no se mantiene por consignas, por promesas. Los pueblos pueden soportar la dificultad, como pasa en Cuba, si tiene formación ideológica para comprender esa dificultad y estar dispuestos al sacrificio.

– ¿No se ha luchado por la conciencia social del pueblo?

No se ha hecho un trabajo de base, en el sentido de organizar políticamente al pueblo, y ese pueblo está sujeto y por tanto vulnerable, a toda la propaganda de la prensa burguesa que sigue dominando a estos países.

El ascenso de la burguesía, incluso queriendo derribar gobiernos por la vía democrática que ellos mismos proponen, ¿esto va a significar un serio retroceso para Latinoamérica?

¡Sí! Tenemos que pensar ¿y nosotros qué culpa tenemos de ese proceso? O sea, no basta decir que viene el enemigo, que va a pasar eso. Estamos analizando dos factores: primero, no tratamos de organizar y politizar a la gente, por ejemplo, cuando Lula [3] llegó al gobierno mucha gente pensó que ahora el gobierno era una gran vaca que tiene que tener una teta para cada boca, y muchos movimientos sociales ya no actuaron con decisión, con coraje, ‘estamos esperando que el gobierno va a hacer esto, que el gobierno va a apoyarnos’, y el gobierno no apoyó. El gobierno ha sido muy bueno en muchos aspectos, pero ha sido bastante padre de los pobres y madre de los ricos.

– ¿Mucho asistencialismo?

Mucho asistencialismo, es el segundo factor. Han tratado de facilitar o que el pueblo se haga de bienes personales: computadora, nevera, teléfonos celulares, y no los bienes sociales: educación, salud, vivienda, saneamiento, transporte colectivo, etcétera. Entonces creó mucho más una nación de consumistas que una nación de ciudadanos, y la gente ahora tiene rabia porque ya no puede viajar en avión como pasaba en Brasil en los tiempos de Lula, los pobres podían montar en el vuelo ahora ya no pueden. Entonces tenemos que hacer autocrítica, por qué ahora la gente va a la calle, hace crítica dura a los gobiernos progresistas, por ejemplo en el caso de Venezuela, el desabastecimiento es un problema grave, es muy difícil decir a una persona que no tiene el acceso al mercado de bienes esenciales que apoye al gobierno, pero si esa persona fuera formada políticamente podría entender las dificultades. Un militante guerrillero que está en las selvas pasa por muchas dificultades, pero le mantiene seguro la ideología, eso no se trabajó, en esa formación política.

– La oligarquía, el neoliberalismo, están llevando de nuevo el caos a Latinoamérica, ¿tiene esto que ver también con la estrategia de Estados Unidos de “recuperar su patio trasero”?

Sí porque Estados Unidos, un poco entrecomillas, se ha olvidado de América Latina por todas las guerras en oriente, el narcoterrorismo y todo, y ahora se da cuenta que es hora, de nuevo, apropiarse de América Latina, entonces se trata de que Obama va a visitar a Macri, que Obama diga que el pueblo tiene ahora que decidir en la calle las cosas, y por allí va, o sea no hay que subestimar al enemigo, ellos están muy atentos de nuevo en América Latina, sabe la importancia de lo que hay en el continente, entonces nosotros tenemos, claro, que luchar para evitar esa catástrofe, pero estamos bajo la seria amenaza a nuestros gobiernos, de llegar al gobierno, al poder o poder seguir en las mismas manos, ahora ese poder trata de rechazar esos gobiernos.

– ¿Nos estamos enfrentando de nuevo a las dictaduras o al ascenso de posibles dictaduras?

No dictaduras en el sentido de lo que pasó en Brasil, no veo ninguna señal de que, por ejemplo, los militares en Brasil tengan ningún interés en gobernar porque salieron muy desmoralizados…

–… me refiero a una dictadura económica…

…Si, a una dictadura de mercado. Una dictadura de mercado está denunciada por el papa Francisco en un documento reciente. Eso sí, la dictadura de mercado es una dictadura muy inteligente, muy sutil, una dictadura que se hace por los medios de comunicación, eso va a seguir mientras vivamos en el capitalismo, no hay otra manera, o sea tenemos que tratar ahora, lo que muchos gobiernos progresistas han tratado, la cuestión de Evo Morales de cómo vamos a salir del capitalismo, cómo vamos a crear las condiciones dentro de las contradicciones actuales para una sociedad pos capitalista, ese es un trabajo que tenemos que hacer ahora.

– Dentro de este contexto, bajo tu óptica, cómo analizas la nueva relación de Estados Unidos y Cuba, pero Estados Unidos no deja las amenazas sobre Cuba.

Dos cosas, primero es necesario para Cuba tener relaciones con Estados Unidos y poner fin al bloqueo, es muy costoso para la vida interna del pueblo de Cuba el mantener el bloqueo, Estados Unidos siempre ha sido mercado importante para los productos cubanos y hay muchos cubanos que viven en los Estados Unidos que mantienen relaciones con sus familiares en Cuba, en fin, Cuba quiere, siempre quiso, tener buenas relaciones con Estados Unidos, esa es una cosa; la segunda cosa, lo que Fidel [4] me dijo el año pasado en un conversatorio, de que Obama cambia los métodos, pero él tiene que cambiar los objetivos, y los objetivos de Obama son claros: la anexación simbólica ideológica de Cuba al sistema capitalista llamado eufemísticamente democracia, entonces no hay ninguna duda, no hay que tener ninguna ingenuidad, que quiere que Cuba vuelva a ser un país predominantemente bajo la dictadura del mercado.

– ¿Está preparada Cuba?

Primero Cuba ve con buenos ojos el acercamiento con Estados Unidos en el sentido diplomático y comercial; segundo sabe que va a haber un choque entre el tsunami consumista con la austeridad revolucionaria, los cubanos están muy seguros que eso va a pasar, entonces ahora tratan de tomar una serie de medidas como por ejemplo se va a evitar inversiones individuales como, por ejemplo, tener un McDonald en cada esquina, esas cosas no van a pasar, todas las asociaciones corporativas tienen un cincuenta y un por ciento de capital y dirección cubana. Ahora se va a discutir en el congreso del partido en el mes de abril para tener profundidad en estos temas.

– Conociendo al capitalismo y sus agentes en todo el mundo, conociendo lo que está sucediendo en Latinoamérica, ¿es posible que Cuba empiece a corromperse, en cierta manera, por los espejitos que le ofrecen?

El peligro de Cuba de transformarse en una mini China, o sea en un país de políticas socialistas con economía capitalista es muy serio, muy serio, entonces hay que llamar la atención sobre ese punto, mas yo creo que los cubanos tienen una conciencia política-ideológica mucho más avanzada que los chinos. Los chinos siempre han tenido gobiernos que vienen de la tradición imperial, muy patriarcal, muy de arriba para abajo, no, en Cuba hay una población participativa en el proceso revolucionario que en su mayoría no quiere un gobierno capitalista, entonces yo tengo mucho más confianza en que ese proceso va a ayudar a priorizar el socialismo cubano no que va a amenazar al socialismo cubano.

– Estaba leyendo en la página de Cubadebate algunos artículos que me parecen bastante temerosos. Los escritores cubanos también se preguntan si la sociedad va a aguantar ese embate. Por cierto, una cerveza publicó un anuncio que causó mucho revuelo en Cuba por ir contra los valores morales establecidos. Hay indicios de que algunos eventos están fuera del control del gobierno.

Riesgos siempre hay, hubo cuando Cuba se acercó a la Unión Soviética, tuvo que pagar un precio que no era propio de la identidad cubana, por ejemplo, o sea, un precio que, para que tu tengás una idea, cuando vino el periodo especial después de la caída del muro de Berlín, era más barato importar papas desde Alemania Oriental que cultivarlas en Cuba, o sea, no pasó por ninguna cabeza, mucho menos las de los cubanos, que un día la Unión Soviética iba a desaparecer. O sea, riesgos en todas relaciones siempre hay, no hay otra manera, ahora, creo que Cuba está preparada y tiene que prepararse más todavía para enfrentar ese acercamiento, para que David al enfrentar a Goliat sea consciente que puede vencerlo, eso es muy importante.

– Desde hace cincuenta años que triunfó la revolución, Cuba es un referente muy importante para Latinoamérica, influyente en cómo se mueve Latinoamérica. Esta nueva relación que tiene con Estados Unidos ¿de qué manera va a influir en Latinoamérica?

Para América Latina va a ser positivo. Primero porque fue un voto del conjunto de países de América Latina la integración de Cuba en la Organización de Estados Americanos, todavía no se llevó por completo ese proceso, pero en Panamá ya se abrieron las puertas, no tiene sentido seguir a esta Organización si Cuba no está dentro de nuevo, son avances importantes, y después los organismos que se crearon como la CELAC [5], son iniciativas que demuestran que América Latina tiene derecho a su independencia y soberanía sin la participación de los Estados Unidos. Hay que tener relaciones de autoridad con los Estados Unidos no de sumisión, entonces eso tiene su reflejo porque los cubanos tienen mucho sentido de cubaneidad, un sano orgullo de su identidad nacional que se reflejó muy bien en la entrevista, en la rueda de prensa que Obama y Raúl dieron durante la visita de Obama a Cuba, cuando preguntaron sobre los derechos humanos la respuesta de Cuba fue mucho más consistente que la de Obama. Qué país, preguntó Raúl garantiza a todos los tres derechos fundamentales de alimentación, salud y educación. Qué hay de salud para la gente en los Estados Unidos, muchos estadounidenses van La Habana para tratarse.

– Dentro de este panorama hay un tema que está pasando muy desapercibido: el tema ambiental.

Sobre el tema ambiental, lo más importante que pasó en estos últimos tiempos fue la Encíclica de Francisco “Laudato Si”, tanto el creyente como el no creyente han dicho que no hay ningún documento en la historia de la Ecología más importante que este, porque todos hablan de los efectos de la degradación ambiental, pero no apuntan a los responsables, las causas, y ese documento del papa apunta a ellos. Tenemos que explotar mucho ese documento, no es un documento solo para católicos, es un documento para la Humanidad. Todavía la izquierda no ha tomado en serio el problema ambiental, la izquierda tiene sus prejuicios. Yo me recuerdo cuando Chico Méndez en Brasil, hablaba de los pueblos, de la selva, de los métodos que ellos utilizaban para defender la selva, había mucha gente de izquierda que decía ‘no, eso no tiene importancia política, y yo estoy convencido, incluso, que hoy el tema de la Ecología puede ser un tema para agregar mucho más gente a nuestra causa de liberación.

– ¿Podría la Ecología, igual que el pensamiento latinoamericano, rejuvenecer el pensamiento de la izquierda?

Sí, podría y debe, porque en Europa no hay más izquierda, en Estados Unidos tampoco, entonces queda un poco en América Latina, asimismo mucha gente de izquierda no tiene todavía un proyecto de sociedad nueva. La izquierda en muchos países, además de Brasil, se dejó cooptar un poco por el neoliberalismo de allí viene la corrupción y todo esto.

Notas:
[1] Se refiere a los expresidentes: De Brasil, Fernando Collor de Melo; de Perú, Alberto Fujimori; de Argentina, Carlos Menem; de Bolivia, Luis García Meza y de Venezuela Rafael Caldera.
[2] Actual presidente de Argentina Mauricio Macri.
[3] Luiz Inázio Lula da Silva, expresidente de Brasil.
[4] Fidel Castro, líder de la revolución cubana.
[5] Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, organismo que no incluye a los Estados Unidos ni a Canadá.

Néstor Martínez es periodista y escritor. Red Internacional de Escritores por la Tierra.